Cómo mantener el cabello graso bajo control

Un lavado cuidadoso y un cepillado leve para arreglarse el peinado y darle volumen al cabello. Qué bueno, tú pelo está precioso. Pero, un rato más tarde el pelo parece pesado, el peinado comienza a caerse, las hebras parecen quedarse pegadas al cuero cabelludo y pierden el volumen. Estas son seńales de que tu pelo sufre con la grasitud. Fíjate en cómo mantener el control de la situación.

Cuidados para cabellos grasos

Insatisfecha y preocupada con tu cabello graso. Te preguntas: “¿De dónde viene esta grasitud? ¿Por qué a mí me pasa esto?” La grasitud se origina en los folículos que existen en el cuero cabelludo, de donde nacen las hebras del cabello.

En los folículos están los bulbos, que son como micro-calderos donde encontramos los cabellos líquidos, por decirlo así. Aún en esta etapa gelatinosa, existen las papilas que sacan los nutrientes directamente de los vasos sanguíneos. En cada uno de esos folículos existe una glándula sebácea que elimina una sustancia grasosa llamada sebo, que emerge del folículo y se puede esparcir hasta la punta de las hebras. En la cantidad exacta, este aceite natural garantiza la lubricación a los cabellos, dejándolos flexibles y protegiéndolos del roce del cepillado.

Pero cuando es en exceso…

Podemos decir que los cabellos grasos son el resultado de la hiperactividad de las glándulas sebáceas, que aumentan la secreción de sebo, tornando las hebras visiblemente grasosas, pesadas y sin volumen. También están los cabellos mixtos, donde la grasitud se concentra en las raíces y en el cuero cabelludo, pero no se esparce de forma uniforme a lo largo de las hebras, y las puntas sufren con el resecado. En los dos casos, estamos frente al exceso de grasitud.

Las raíces del problema

Pueden ser varias las causas del desequilibrio en la producción de sebo, desde factores hereditarios hasta descompensaciones hormonales; tipo de alimentación con exceso de lípidos hidrofólipos (grasa saturada de frituras y proteínas animales) y el estrés. Ese exceso de grasa en el organismo lleva toxinas al cuero cabelludo. Además, los cabellos grasos tienden a ensuciarse más rápidamente porque las impurezas del medio ambiente se acumulan con facilidad en las hebras, lo cual demanda lavados más frecuentes. Es bueno estar atenta al hecho de que más allá de los cuidados referentes a los problemas anteriormente mencionados, si se utilizan productos que no controlan la grasitud, el resultado con los cuidados diarios en tu pelo podrá decepcionarte.

La grasa provoca caspa

Otro aspecto que puede comprometer más aún la apariencia y la salud del cabello graso es que está más propenso a la formación de la caspa. Aún cuando el problema no está relacionado directamente al tipo de cabello, la grasitud del cuero cabelludo puede ser un factor agravante para la caspa y por eso es importante controlar la grasitud y evitar que la caspa aparezca.

Una alerta sobre el uso de las cremas enjuagues

No es ninguna novedad decir que se recomienda usar un champú de buena calidad para los cabellos grasos, pero tal vez todavía no sea tan obvio mencionar que, en este caso, la crema de enjuague debe ser usada más en las puntas de los cabellos. Es una costumbre de las mujeres con cabello graso aplicarse la crema de enjuague como se la aplican las demás que poseen otros tipos de cabello, o sea, de la raíz hacia las puntas. El contacto directo de la crema de enjuague con el cuero cabelludo propenso a la grasitud, agrava el problema.

Sí, las ventajas del cabello graso

Tampoco es bueno pensar que el cabello graso es el fin del mundo.  A las mujeres con ese tipo de pelo: el cabello se pone maravilloso cuando es más corto, con el uso de un buen champú y la crema de enjuague usada adecuadamente. Si está bien administrada la dosis, tendrá una calidad de vida incluso mayor que la de otros tipos de cabellos. Aunque lo recomendado es buscar equilibrio en un pelo graso que uno reseco, ya que es más difícil de tratar. Basta conocer bien las características orgánicas del cabello graso y tomar las debidas precauciones para controlarlo.

¿Qué opinas tú?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *